• Los perros de asistencia pueden viajar en el interior del autobús sin coste alguno.
  • Deben sentarse en el suelo, a los pies del pasajero.
  • Es obligatorio que el perro lleve su correa y toda su documentación, especialmente la que lo acredita como tal, ya que puede ser requerida por el personal de ALSA en el momento del embarque.